CROQUETILLAS, CROQUETAS Y CROQUETONES

Cómo preparar la mejor croqueta

Calentar suficiente aceite (que cubra las croquetas totalmente) a una temperatura de 180 °C.
Sumergir las croquetas en el aceite, separadas unas de otras y en una cantidad que no sature la freidora (que no se peguen y no baje mucho la temperatura del aceite).

Una vez fritas las croquetas, disponerlas sobre un papel de cocina absorbente, con el fin de escurrir el exceso de aceite.

Opcional: para conseguir una fritura mejor y una cremosidad interior mucho mayor, puedes planificar tu servicio y dejar descongelado en la cámara frigorífica algunas raciones de croquetas. De esta manera se freirán más rápido y serán mucho más cremosas.

*(una vez descongeladas no volver a congelar)