1. Estandarización del producto ofertado a sus clientes.
2. Disponibilidad constante de producto para la venta.
3. Eliminación de las mermas en la elaboración.
4. Control exacto de los costes de elaboración.
5. Control exacto de stocks.
6. Rapidez del servicio y ampliación del horario de cocina.
7. Mejor gestión de espacios y posibilidad de adaptación de los mismos.
8. Facilidad de aprovisionamiento y almacenamiento.
9. Optimización de recursos humanos.
10. Te garantizamos:
Seguridad alimentaria

Trazabilidad de producto

“Lo importante es remar
en la misma dirección”